Actividades especiales: Aprende con tu móvil y los códigos QR

El propósito de esta actividad es mostrar al público en general (no es necesario que sea especializado) los usos de los códigos QR que se realizan por profesores miembros de la red EuLES en la Facultad de Veterinaria, tanto a nivel de docencia como de investigación, así como en gestión de la docencia.

El objetivo es que el público acceda a la información contenida en los códigos QR a través de un dispositivo móvil (Smartphone o tableta) mediante las App adecuadas.

Al inicio de la actividad se colocará un panel informativo sobre qué son los códigos QR, así como una mesa donde se proporcionará la información y ayuda necesaria para su realización. En caso necesario, aquí también se proporcionarán los recursos tecnológicos necesarios para que el público instale las App para leer los códigos QR en sus propios dispositivos móviles, o bien se les facilitarán estos dispositivos mediante préstamo.

A continuación, el público pasará por varios panelesdesde los que podrá interactuar con los diferentes códigos QR que recogen la información de los distintos usos docentes e investigadores de esta tecnología que se desean divulgar.

El tiempo estimado para realizar el recorrido será entre 15 y 20 minutos, en función de las necesidades de instalación personalizada de las App para cada persona. La actividad se va repitiendo, de modo que el público puede ir entrando conforme hay hueco.

Un código QR (quick response code, «código de respuesta rápida») es un sistema para almacenar información en una matriz de puntos o un código de barras bidimensional creado por la compañía japonesa Denso Wave, subsidiaria de Toyota, en 1994. Se caracteriza por los tres cuadrados que se encuentran en las esquinas y que permiten detectar la posición del código al lector (según Wikipedia).

En un código QR cabe mucha más información que en un código de barras tradicional, pudiéndose codificar información relativa a direcciones URL, correo electrónico, llamada de teléfono, un texto, SMS, vCard, meCard, configuración Wifi, vídeos de YouTube, archivos adjuntos, redes sociales, etc.

Para recuperar la información contenida en un código QR hay que utilizar un dispositivo móvil (teléfono inteligente o tableta) o bien un ordenador, y capturar con una cámara la imagen del código QR; para ello, podemos utilizar una webcam de nuestro ordenador o la cámara de una tableta o móvil, que es lo más frecuente. En todo caso, debemos tener instalada una aplicación que decodifique la información y permita que nuestro dispositivo la muestre.

Todos los códigos QR tienen en su diseño tres cuadrados en las esquinas que permiten que el lector del código QR pueda ubicar perfectamente la posición del código y de ese modo recuperar correctamente la información.

La facilidad de leer el código QR desde los dispositivos móviles favorece múltiples aplicaciones, desde la publicidad y el marketing a la simple identificación. No obstante, nuestro interés fundamental son las posibles aplicaciones en nuestro entorno académico universitario tanto docente como de investigación.

José Luis Alejandre Marcoy Ana Isabel Allueva Pinilla

jlalejan@unizar.es  y  allueva@unizar.es

Miembros de la Red EuLES (Red interdisciplinar de investigación educativa en Entornos uLearning en Educación Superior)

Cátedra Banco Santander de la Universidad de Zaragoza

Documental: Estudio del aceite de oliva virgen extra en la prevención de enfermedades cardiovasculares y digestivas

El aceite de oliva virgen se extrae del fruto olea europea denominado también oliva o aceituna. Ya desde la antigüedad, su árbol, el olivo tuvo un gran valor simbólico y su cultivo se extendió por los países mediterráneos. De su madera se hacían los cetros de los reyes, con sus hojas y ramas se coronaba a los vencedores y su zumo el aceite se utilizaba no solo para la alimentación sino también para el cuidado y embellecimiento de la piel, para usos medicinales, el alumbrado y la unción de reyes y sacerdotes.

El aceite de oliva, a diferencia de otros aceites, es el zumo de un fruto y es la principal fuente de grasa en la alimentación clásica de la cuenca mediterránea conocida como la dieta mediterránea. Se entiende por tal, el patrón de alimentación de los países del área del mar Mediterráneo, y el que se  utilizaba al principio de la década de los años sesenta. En esta zona, la incidencia de las enfermedades coronarias, canceres y otras enfermedades crónicas relacionadas con la dieta como la hiperlipidemia, diabetes u obesidad, era la más baja del mundo para la época y sus habitantes tenían la mayor esperanza de vida adulta a pesar de los limitados servicios médicos.

Al ser el aceite de oliva, el alimento con mayor peso específico en la dieta mediterránea (30% de las calorías totales ingeridas), se entiende el enorme interés suscitado por su estudio.

Consideramos aceite de oliva virgen al obtenido del fruto del olivo únicamente por procedimientos mecánicos en condiciones que no lo alteren. Además,  se clasifica como extra, al aceite virgen de sabor absolutamente irreprochable, con una valoración organoléptica otorgada por un panel de catadores superior a 6,5 puntos y con una acidez inferior a 0,8.

El  aceite de oliva virgen está compuesto en su mayor parte por una matriz oleosa de triglicéridos de ácido oleico. Transportados en la misma, van los llamados componentes minoritarios por la pequeña proporción que representan (1% del aceite). Estos engloban una gran variedad de sustancias (se estima que más de trescientas) y son responsables de la estabilidad y características organolépticas del aceite. Hidrocarburos, compuestos terpénicos, esteroles, compuestos fenólicos y tocoferoles son los más abundantes.

Una de las grandes diferencias entre el aceite de oliva virgen y el resto de los aceites es la presencia de hidrocarburos destacando entre ellos el escualeno que puede constituir hasta el 90% de estos compuestos en el aceite virgen. Van a ser precisamente los hidrocarburos los que confieren el color amarillento o verdoso típico del aceite.

Los grupos de investigación reconocidos por el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobiernos de Aragón “Bases moleculares de la Ateroesclerosis” y “Transporte Intestinal” dirigidos por Jesús de la Osada y Mª Jesús Rodríguez-Yoldi respectivamente, abordan las propiedades y el importante papel del aceite de oliva virgen extra para prevenir enfermedades cardiovasculres y trastornos digestivos. Ambos equipos  trabajan en los laboratorios de Bioquímica y Fisiología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza y son miembros del CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn) del Instituto Carlos III y forman el nodo Instituto de Investigaciones Sanitarias de Aragón (IIS Aragón).

 

Documental: Santiago Ramón y Cajal. Viajes, fotografía y memoria (2012)

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL
VIAJES, FOTOGRAFÍA Y MEMORIA (2012)

Ficha técnica:
III Taller de Guión y Producción del Documental Científico,
Universidad de Zaragoza / FECYT, 2012.
Guión y realización: José Antonio Hernández Latas, Manuel Bea Martínez y Jesús Tramullas Saz.
Profesorado del taller: Javier Calvo, Javier Estella y José Carlos Ruiz.
Locución: María Salinas
Fotografías originales:  Santiago Ramón y Cajal
Música: Gymnopédies núm. 1 y 2, Erik Satie / Swipesy, Scott Joplin
Duración: 9 m
Con la colaboración especial de Pedro Ramón y Cajal Abelló

Sinopsis:
Con el objetivo esencial de dar a conocer y poner de relieve el papel que jugó la fotografía en la peripecia vital y profesional de Santiago Ramón y Cajal, padre de la neurología y Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1906, las imágenes del documental nos invitan a asomarnos a algunas de sus facetas más íntimas y desconocidas, la fotografía y los viajes. Y nos permitirán redescubrir su mirada a través de la colección de fotografías estereoscópicas de sus viajes. Acompañado de las palabras y recuerdos de D. Pedro Ramón y Cajal Abelló -a cuya memoria está dedicada la presente proyección-, el documental desgrana su memoria familiar, la afición por el arte de la fotografía de D. Santiago y evoca el viaje que le llevó desde París a los EE.UU en 1899, tan solo un año después del llamado “desastre colonial” del 98, con la intención de desentrañar alguna de sus imágenes más significativas.
Guión e imágenes basados en la trilogía de publicaciones y exposiciones sobre los viajes fotográficos de Santiago Ramón y Cajal, dirigidas por José Antonio Hernández Latas y que tuvieron lugar en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza (2000, 2001 y 2002) y CDIS de Santander (2009), auspiciadas por las Cortes de Aragón y con la colaboración científica del Instituto Cajal de Madrid.